LG Pocket Photo PD233, una impresora portátil para dispositivos móviles


LG Pocket Printer

Ahora que estamos dando más importancia de la que ha tenido nunca a la fotografía en teléfonos móviles, tiene todo el sentido del mundo que los fabricantes de dispositivos intenten aprovechar esa tendencia en auge. Parece que es precisamente eso lo que intenta hacer la compañía surcoreana LG con su nueva Pocket Photo PD233, una impresora extremadamente portátil pensada para ser utilizada con teléfonos móviles.

La gracia de este aparato, más allá de su reducido tamaño, es que cuenta tanto con conexión Bluetooth como con conexión NFC (Near field communication), por lo que podemos enviar las fotografías desde nuestro smartphone hasta la impresora sin necesidad de utilizar ningún tipo de cable, aunque también tiene conexión USB por si queremos conectarla a un ordenador. Además, LG ha desarrollado aplicaciones para teléfonos con Android y con iOS que permiten editar las fotografías en nuestro móvil antes de imprimirlas o incluso añadir a las fotos códigos QR que lleven a una página web a tu perfil de Facebook, a un evento…

Las impresiones se realizan sin utilizar tinta, aprovechando un tipo de papel especial y la tecnología de impresión ZINK 2.0. Básicamente, la impresora emite calor por zonas y este papel especial reacciona a este calor haciendo que aparezca la imagen impresa. Además, al no usar tinta, no hay que esperar a que se seque para evitar que ésta se corra. El tamaño de las impresiones, que se hacen en aproximadamente 15 segundos, es de 5,1 x 7,6 centímetros. El precio recomendado de esta impresora es de 149 euros.


La idea de una impresora portátil para móviles no es precisamente nueva. A finales de 2007 Polaroid también se alió con ZINK para desarrollar un dispositivo muy, muy parecido al que ahora nos ofrece LG. Esa impresora de Polaroid se comercializó al año siguiente con el nombre de Polaroid PoGo. Aquel dispositivo ya usaba una tecnología de impresión similar y contaba con conectividad Bluetooth para transferir las imágenes desde teléfonos móviles sin necesidad de cables.

Las copias de la Polaroid PoGo eran autoadhesivas, aunque tardaban cuatro veces más en imprimirse, unos 60 segundos, y su batería sólo permitía hacer unas 15 impresiones por carga en condiciones óptimas de temperatura. En cualquier caso, quizá el mayor problema del aparato de Polaroid fue adelantarse a su tiempo ya que en 2008 el número de teléfonos móviles que permitían hacer fotografías de buena calidad no era tan alto como ahora y las aplicaciones móviles estaban todavía en pañales.

Web | lg.com

Vía | xatakafoto.com

 

LG Pocket Photo PD233, una impresora portátil para dispositivos móviles es un post de Fotografia.com